El escudo nacional mexicano y la superación personal

La insignia nacional de México está representada por una águila parada en un nopal con una serpiente en el pico. El nopal, a su vez se encuentra sobre una piedra que emerge de las aguas. 

La historia del escudo nacional se inicia con el origen del pueblo azteca o mexica. En un sitio llamado Aztlán ó "lugar de las garzas" localizado según algunos autores en una isla del delta del Río San Pedro llamada Mexcaltitán, donde vivían los aztecas "hombres del lugar de las garzas" quienes adoraban al dios Huitzilopochtli. Este los expulsó de su paraíso, les ordenó buscar un nuevo hogar y cambiar su nombre por el de mexicas. Por este motivo emprendieron el largo peregrinaje hasta que, siglos más tarde llegaron al lago de Texcoco. Hutzilopochtli les dijo entonces que buscaran entre los carrizales a un águila posada en un nopal que estaría devorando una serpiente.

Era el año de 1325 cuando los mexicas hicieron el prodigioso descubrimiento y se establecieron en el lago fundando la gran Tenochtitlán. Ahora Ciudad de México.

El águila era un ave mítica entre los aztecas para quienes simbolizaba el sol mientras que la serpiente representaba la noche. Pero no solamente este pueblo consideraba al águila un animal sagrado. Los huicholes la asocian al dios del fuego, es su madre; el dios Curacaveri de los tarascos tomaba en ocasiones la forma de águila. 

Para los antiguos mexicanos, el Águila era el símbolo con el que se representaba la fuerza cósmica del Sol, mientras que las fuerzas potenciales de la Tierra estaban fundidas en la imagen de la Serpiente. De esta forma, el Águila devorando a la Serpiente significa la comunión de esas fuerzas vitales. Asimismo, el Nopal, que tiene sus frutos que son las tunas rojas, las cuales para los aztecas simbolizaban el corazón de los hombres, aparte de representar un alimento prehispánico por excelencia, es una planta propia del paisaje mexicano y que nos ubica simbólicamente en el lugar rodeado por cactáceas.

El Rector en uno de sus viajes
Es interesante conocer como cultura general esta bella historia, y el hecho de publicarla en un sitio web dedicado a la superación personal es porque se puede retomar el simbolismo.

El águila que se remonta a las alturas puede simbolizar el espíritu humano en eterno ascenso y desarrollo, pero para que esto pueda ocurrir, primero hay que luchar y vencer a los instintos bajos representados por la serpiente. Esta lucha no se da en un ambiente muy favorable, se realiza en un nopal que tiene muchas espinas peligrosas que hieren la piel y carne causando dolor, y el nopal se encuentra sobre una roca, que representaría el aquí y ahora de nuestro ambiente físico, el planeta Tierra, esta roca emerge de las aguas, las cuales tradicionalmente han representado las emociones humanas.

Bien, ahora ya lo saben, si quieren remontar su propio espíritu a las alturas, primero tienen que vencer a sus bajos instintos, y eso se desarrolla aquí mismo en la Tierra, dentro de un mar de pasiones y emociones. Con esta información nos damos cuenta que la transformación espiritual no es fácil, y hay que hacer un trabajo interno difícil, que en ocasiones duele. Es algo más que la simple lectura de artículos de superación, eso no es más que la información básica necesaria e imprescindible para empezar.

Prof. Jorge Ludewig, Veracruz, México.

No hay comentarios:

Publicar un comentario