Los libros y los niños

Los libros y los niños
Mucho se ha escrito sobre la importancia de la lectura para los niños. Y se espera demasiado que los educadores, profesores y bibliotecarios, les inicien en este maravilloso camino del conocer y saber. Lo que pocos padres saben es que este estímulo tan gratificante debe ser un aprendizaje que ellos deben empezar con sus hijos desde la más temprana edad, antes mismo de ingresarlos a la escuela.

El "gusanillo" por el libro debe ser despertado lo antes posible.  Aquí tenéis algunos consejitos:


1- Introduzca la lectura en algún momento del día. Antes de dormir, por ejemplo. Que la lectura de un libro se convierta en un hábito diario, y en una necesidad. Los niños que leen por lo menos media hora al día probablemente serán lectores potenciales.

2- Haga con que los libros estén al alcance de los niños, para que ellos puedan hojearlos cuando quieran, antes de que sepan leer.

3- Para despertar el interés de tu hijo por los libros y por la lectura, practique la lectura y deje que tus hijos te vean leer. Los niños aprenden copiando.

4- Lea libros en voz alta a tus hijos. Empieza cuando aún ellos no sepan caminar. La lectura debe ser un hábito construido lo antes posible. Los niños aprenden a leer mejor si antes escucharon alguna lectura.

5- Cuando los niños son muy pequeños, les gustan repetir y repetir, siempre el mismo libro. No les niegue la repetición. Lea siempre el libro que ellos elijan, aunque para ti sea aburrido. La repetición les ayudará a adquirir memorización y noción de secuencia.

6- Establezca un lugar, un rincón para la lectura. En la cama, en el sofá, sillón, mesa... no importa donde. Lo importante es que el niño, al estar en un determinado lugar recuerda de un libro. Eso no quiere decir que no pueda cambiar de sitio cuando le apetezca. Se puede disfrutar de la lectura en cualquier sitio, hasta en el cuarto de baño.

7- Visita a la biblioteca con tu hijo por lo menos una vez a la semana. Allí encontrarás actividades relacionadas a los libros, a la lectura, exposiciones, y un ambiente adecuadamente tranquilo, apropiado para el placer de leer y conocer. Hágale el carné de socio en la biblioteca, para que él pueda prestar los libros que más le interese.

8- Entra con tus hijos a las librerías del mismo modo que entran en otras tiendas.

9- Regala libros a los amiguitos de tu hijo. Así él estará percibiendo que el libro es un objeto de placer del mismo modo que los juguetes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario